Hydronix logo
Medición de humedad en piensos animales

La medición de la humedad en la producción de piensos animales es muy útil en numerosas fases del proceso de fabricación. Debido a la continua variación del nivel de humedad en las materias primas, la medición en línea se ha convertido en una herramienta clave para garantizar una eficiencia y control de calidad excelentes. La capacidad de medir la humedad y de realizar todo ajuste necesario durante el proceso de fabricación se ha convertido en un factor esencial en numerosas fases del ciclo de producción.

Ventajas

  • Reducción de la cantidad de desperdicio de materiales
  • Reducción de los costes energéticos, puesto que la cantidad correcta de energía necesaria para el secado puede calcularse con mucha precisión
  • Producto final de calidad constante y uniforme

Supervisar la humedad presente en las materias primas, controlar la adición de agua en el proceso de mezcla y comprobar finalmente la humedad del pienso en forma de gránulos, no solo garantiza un producto final de una calidad constante, sino que también permitirá un ahorro sustancial en el proceso de fabricación. El productor sabrá los niveles de humedad de las materias primas y podrá calcular con precisión la cantidad de humedad que debe añadir a la mezcla para lograr una consistencia correcta del producto final. Conocer el nivel de humedad del material también le permitirá calcular correctamente el tiempo de secado necesario y, a su vez, reducir potencialmente gastos energéticos.

Los sensores digitales de humedad Hydronix por microondas ofrecen una solución precisa y práctica a este problema. Los sensores se ubican en el flujo de materiales en silos, mezcladoras, peletizadoras o sobre cintas y se integran sencillamente en cualquier sistema de control de terceros. El Hydro-Probe XT se utiliza especialmente en silos y transportadores, mientras que el Hydro-Mix XT, que es un sensor empotrado, se instala en mezcladoras.

Los clientes informan de que el periodo de amortización es de pocas semanas en muchas aplicaciones. Los sensores son extremadamente sólidos y resistentes, fabricados con acero inoxidable con placas de cara cerámica ultrarresistentes, y se estima que su ciclo de vida es de unos 10 años en entornos asociados a fábricas de piensos animales.